Una nueva e interesante característica a punto de implantarse en Gmail nos permitirá comprobar si nos hemos dejado abierta una sesión en algún ordenador (y cerrarla de forma remota) e incluso si alguien ha accedido a ella con otra IP. Puede que algunos se preocupen por los datos que debe recoger Google para ofrecer dicha opción, pero en realidad esta función ofrece excelentes ventajas a los usuarios de este cliente webmail.

Como indican en el blog de desarrolladores de Gmail, esta nueva opción permitirá que cerremos sesiones que nos hemos dejado abiertas en otros ordenadores, algo factible cuando consultamos nuestro correo en otro PC o portátil y luego no cerramos por despiste. Gracias a esta función aparecerá un mensaje en la parte inferior de la cuenta (debajo del espacio disponible en la cuenta) en la que se nos indicará si nuestra cuenta de Gmail está abierta en alguna otra localización, en cuyo caso se nos ofrecerá la IP de dicha máquina.

Esa información nos permitirá saber si realmente ha sido un despiste nuestro, o si alguien está accediendo a nuestra cuenta de Gmail desde otra IP, algo que hasta ahora era difícil averiguar y que con el nuevo invento de Gmail sí que será posible saber. De hecho, el apartado de detalles de esta opción nos dará acceso a la actividad de las últimas sesiones abiertas en Gmail, y se nos indicará el tipo de acceso (navegador, teléfono móvil, acceso POP3), la IP desde el que se ha realizado el acceso, y la fecha y hora del acceso.

Además en cualquier momento podremos cerrar esas sesiones que nos hemos dejado abiertas en otras máquinas, una excelente forma de controlar nuestro cliente de correo webmail, y una importante opción de seguridad. De hecho, los posibles riesgos que algunos pueden pensar que existen para nuestra privacidad no son demasiado altos: Google ya recogía esa información en nuestros accesos a Gmail, y únicamente están haciendo que esa información sea provechosa para los usuarios.

Fuente

Anuncios

Linux vs Mac vs Windows

julio 3, 2008

.

.

.

Concluyó el desafío “PWN 2 OWN” de la conferencia CanSecWest, que tenía U$S 20.000 en premios para repartir entre quienes pudieran hackear primero una MacBook Air con Mac OS X 10.5 “Leopard”, una laptop Fujitsu U810 con Windows Vista Ultimate SP1 y una Sony VAIO VGN-TZ37CN con Ubuntu 7.10, todas actualizadas con sus últimos parches de seguridad disponibles.

La primera en ser hackeada fué la MacBook Air, gracias a un exploit todavía no corregido en su navegador Safari. Charlie Miller, quién logró hackearla al segundo día del concurso, se llevó U$S 10.000 y la flamante nueva portátil de Apple.

La segunda en ser hackeada fue la Fujitsu, aparentemente, por un bug multiplataforma en Java, que también podría afectar a los otros 2 sistemas operativos. Shane Macaulay, el hacker del Windows Vista Ultimate SP1, ganó U$S 5.000 y se llevó la laptop Fujitsu a su casa.

Al terminar el concurso, la Sony VAIO con Ubuntu permanecía imbatible, a pesar de que algunos de los 400 asistentes al evento encontraron errores en su sistema operativo Linux, nadie pudo explotarlos o no quisieron ponerse a trabajar en programar el código necesario para hackearlo.

Miller, el primer ganador, dijo que eligió hackear primero la Mac porque pensó que sería un objetivo más fácil. Macaulay, el segundo ganador, no quiso discutir esa afirmación.

Fuente